LO QUE DICE KIYOSAKI EN EL LIBRO PADRE RICO PADRE POBRE, ¿SE PUEDE HACER?

LO QUE DICE KIYOSAKI EN EL LIBRO PADRE RICO PADRE POBRE, ¿SE PUEDE HACER?

He notado que Kiyosaki menciona en varios de sus libros (inclusive en Padre Rico Padre Pobre) y en notas periodísticas, que muchas veces le dicen a él, esta frase: “lo que usted dice no se puede hacer aquí”, a lo cual él suele responder “No estoy de acuerdo”.

Analicemos un poco si es verdad o mentira que las técnicas de Kiyosaki no pueden aplicarse.

A mi modo de ver existen dos grupos de personas que dicen “lo que Kiyosaki dice, no se puede hacer”:

1- Quienes intentan sacar dinero utilizando esta frase como excusa

Ya van varias veces que me topo con páginas, libros y blogs que mencionan la frase: “lo que Kiyosaki dice, no se puede hacer aquí”, o “no se puede hacer en mi país”, pero también noté que muchas de las mismas personas que escriben eso, intentan vender un producto detrás de la frase.

Por ejemplo, puedes encontrar en algunas páginas lo siguiente:

“Lo que kiyasaki dice no se puede hacer aquí, pero si deseas aprender realmente cómo ganar dinero, te recomiendo este curso a $200 dólares…”.

En estos casos, está más que claro, que la frase es utilizada solo para polemizar y captar la atención de las personas. Es un argumento para vender y nada más. Pero existe otro grupo de personas que no intentan sacar dinero con la frase ni polemizar, que realmente creen que no se pueden aplicar las enseñanzas de Kiyosaki o las formas que utiliza para ganar dinero, y son las personas del grupo 2:

2- Personas que no ven la forma de aplicar las filosofías de Kiyosaki

Primeramente, creo que lo imposible casi no existe. La marca de indumentaria deportiva Adidas, lo dice mejor en su slogan: “Impossible is nothing” (nada es imposible).

El hombre pudo llegar a la luna, algo que en algún momento fue “imposible”, pero un grupo de personas pensó que era posible, trabajaron para lograrlo, y lo lograron. Las personas que decían que llegar a la luna era imposible, ¿estaban en lo cierto? Aunque parecía un hecho casi irreal, deberían haber tenido la humildad de decir “yo no sé cómo se podría llegar a la luna, pero quizás alguien pueda lograrlo”.

Creo que kiyosaki tiene mucha razón cuando expresa que no es que no se pueda, sino que hay personas que no saben cómo hacerlo. Por eso pienso que hay que tener mucha humildad para decir “yo aún no sé como aplicar esta técnica para lograrlo” antes que decir “esto es imposible, no se puede”.

Al decir “es imposible”, la propia persona se está poniendo una barrera mental, y no buscará formas para lograr alcanzar la meta, porque realmente piensa que es imposible. En cambio si reconoces: “yo no sé bien cómo lograrlo aún”, puedes intentar buscar nuevas formas para hacerlo. Es mucho mejor decir “no sé cómo hacerlo, pero voy a buscar la forma de lograrlo“, porque esta actitud es una de las claves del éxito de Kiyosaki, buscar la forma de llegar a su meta por medio de alianzas, amistades, aprendizaje, y acción. A veces reconoce no ser un experto en ciertos temas, a lo que añade “pero conozco a alguien que sí lo es”. Él encuentra la forma de “que se pueda hacer”, aunque no sepa hoy cómo hacerlo, lo intenta hasta que lo logra, no dice “es imposible, no se puede hacer”.

Por ejemplo, Kiyosaki dice “se puede hacer dinero sin dinero“. Si crees que eso es imposible, no intentarás buscar la forma, pero si crees que se puede, dirás “qué bueno que alguien abrió mis ojos a esta nueva oportunidad, aún no sé cómo hacerlo, pero voy a buscar la forma de hacerlo honestamente“. Entonces, con este pensamiento positivo puedes comenzar a prepararte para encontrar las maneras de llegar al objetivo.

Quiero contarte una historia para ejemplificar esto de “hacer dinero sin dinero”

Conozco tres personas que tenían un dilema, y sin darse cuenta, lo resolvieron formaron una “alianza estratégica” donde todos sacaron algo de provecho.

Luciano necesitaba una persona que le realizara un trabajo de carpintería, y Marcos, su amigo, se ofreció para ayudarlo. Al terminar el trabajo, Luciano quedó realmente satisfecho con los resultados, pero Marcos, por ser el amigo, no quería cobrarle.

Por lo tanto, Luciano y Marcos llegaron a este acuerdo:

El trabajo costaba 500 dólares aproximadamente. Marcos le pidió a Luciano que no le pagara, pero que a cambio le prestara 5.000 dólares durante un año. Luciano aceptó contento, ya que obtuvo un excelente trabajo gratis y además ayudaba a su amigo con un préstamo.

El trato de Marcos con Héctor:

A su vez, Marcos tenía un conocido, Héctor, que estaba a punto de sacar un préstamo por medio de un banco para adquirir una máquina que le generaría ganancias, porque la utilizaría en un emprendimiento. Héctor necesitaba esta máquina para expandir su negocio, estaba teniendo muy buenos pedidos y la máquina le ayudaría a producir más y a la vez bajar los costos de fabricación.

Marcos le financió el préstamo a Héctor para que adquiriera la máquina (con los 5.000 que le había prestado Luciano). Si Héctor lograba generar buenos ingresos con la máquina, compartiría la ganancia con Marcos por un año, y si el negocio no iba tan bien, Héctor solo debería devolverle el dinero prestado a Marcos y a su vez, Marcos se lo devolvería a Luciano.

Al adquirir la máquina, Héctor pudo acelerar el proceso de producción, lo cual le generó nuevos clientes. No solo que compartió las ganancias con Marcos, sino que le propuso nuevas alianzas, para adquirir más maquinaria. Claro, Marcos no tenía el dinero, pero conocía alguien que sí: Luciano.

Si analizamos un poco este caso, todos obtuvieron un gran beneficio prácticamente sin dinero, como es el caso de Marcos y Héctor, y Luciano sin hizo trabajar su dinero sin esfuerzo, invirtiendo luego en nuevos tratos con la empresa de Héctor y su nuevo socio: Marcos.

Creo que las oportunidades pasan a diario cerca de nosotros, pero no siempre las podemos ver. Si Marcos en vez de poner a trabajar su mente, hubiera dicho “no se puede hacer dinero sin dinero”, esta historia no hubiera tenido un fin exitoso y todos hubieran perdido dinero.

A mi forma de ver, la frase “no se puede hacer aquí” es un autolimitante que tienes que evitar. Las enseñanzas de Kiyosaki son aplicables, pero requieren de una personalidad emprendedora que se proponga buscar las formas de aplicarlas.

Si te ha gustado este artículo, suscríbite a este blog y deja tu opinión, es importante!

Mis saludos,
Martín Omar

Acerca de Martín Omar
Desde hace más de 14 años desarrolla campañas montadas sobre Internet orientadas al crecimiento de las ventas. Actualmente se dedica al Marketing Online, y a promover la Educación Financiera.