Como hacer dinero sin dinero, rapido con una idea. Aplicando las enseñanzas de Kiyosaki y el Padre Rico.

Cómo hacer dinero sin dinero, rápido con una idea. Aplicando las enseñanzas de Kiyosaki y el Padre Rico.

Creo que las  ideas explicadas con historias simples,  muchas veces tienen el poder de hacernos ver la realidad de otra forma, y en este caso, la creación de un negocio desde otro punto de vista. Este relato y concepto es tan simple y poderoso que al terminar de leerlo dirás:

“¿Cómo nunca se me ocurrió algo así?, esto está a mi alcance, puedo generar dinero real replicando esta idea o una similar, sin necesidad de tener  dinero.”

“Cuando alguien me dice: “No se puede hacer dinero sin dinero“, simplemente le respondo: “No estoy de acuerdo“. Porque esta persona, lo que realmente está diciendo es: “No sé cómo hacerlo.”
Robert Kiyosaki
.

Cómo hacer dinero rápido, sin dinero, con tan solo una idea.

Carlos pasaba gran parte de su tiempo pensando ideas creativas para generar múltiples fuentes de ingresos. Era casi un hobby para él. En tiempos libres, algunos miraban tv o tocaban algún instrumento, pero Carlos se dedicaba a armar en su cabeza formas simples para generar nuevos ingresos.

Una noche de lluvia decidió pedir que le enviaran una pizza a su casa. Después de unos minutos de espera, el chico que entregaba los pedidos se encontraba parado en su puerta, completamente mojado con la caja de pizza en la mano. Le dio algo de propina, cerró la puerta y se dirigió directo al sillón para comenzar a comer.

El logo de la pizzería en la tapa de la caja, se veía desteñido por la lluvia, en sí, la caja estaba casi desecha, asi que la puso como pudo sobre una pequeña mesa. Levantó la tapa con cuidado, apoyándola contra una botella de gaseosa. Estaba realmente hambriento, cortó rápidamente a los tirones la porción de pizza y se estaba llevando el primer bocado hacia su boca, cuando algo pasó por su mente al mirar nuevamente la caja.

Este era uno de esos momentos mágicos en los que llega esa idea que congela todo por un instante. Su rostro iba cambiando al mismo tiempo que iba captando la idea.

Pasó toda la noche elaborando el plan que ejecutaría al día siguiente. Partió de una simple idea y fue haciéndole pequeños cambios.

La caja de la pizza evidentemente era de muy mala calidad, pero seguramente, por temas de costos no estarían dispuestos a gastar más para reemplazarla por una mejor.

Al tener abierta la caja, y la cara externa apoyada sobre la gaseosa, toda la cara interna quedaba a su vista. Al principio pensó: “Esta cadena de pizzerías podría aprovechar este espacio interno de la tapa para poner publicidad y con lo que cobraría por esa publicidad, podrían comprar cajas mejores. Voy a proponerlo como una sugerencia”. Pero se desanimó calculando que su idea terminaría entre tantas otras sugerencias que no son puestas en práctica. Y luego cambió levemente de opinión: “¿Qué tal si soy yo el encargado de llevar esta idea a la práctica y cobro una comisión por esto?”.

Así fue como a la mañana siguiente comenzó a consultar con varias fábricas los costos de las cajas de pizzas. Luego no paró de hacer llamados hasta lograr hablar con el sector de Marketing de una conocida empresa de gaseosas, y le realizó la propuesta de ocupar el espacio publicitario en las cajas de pizzas, para ser más preciso, en la cara interna de las tapas.

Por último, ubicó al dueño de la cadena de pizzerías y lo persuadió para que aceptara 10.000 cajas gratis a cambio de que le dejara poner la publicidad de esta famosa gaseosa. Por supuesto, la publicidad de su pizzería seguiría estando en la parte externa de la caja.

El precio que le cobraba a los fabricantes de gaseosas por poner la publicidad en la caja, era el equivalente a el valor de una caja + $0,10 (su ganancia).

Los números de la operación.

• $0,50 = Costo de cada caja impresa.
• $0,10 = La ganancia de Carlos x caja.

• $0,60   = Precio cobrado por Carlos a la empresa de Gaseosas por la publicidad x caja.
• 10.000 = Cantidad de cajas totales.

• $6.000 = Costo total de la publicidad.
• $1.000 = Ganancia limpia para Carlos por gestar toda la operación.

Ganar $1.000 dólares por unas cuantas horas de trabajo no estaba mal, sobre todo pensando que todo el dinero lo había puesto la empresa de la gaseosa. Además, había creado un pasivo porque podría seguir haciendo lo mismo con esta pizzería y continuar con otras o expandir el mismo modelo de negocio al rubro que quisiera. Se había convertido en intermediario, pero a la vez trabajaba como si fuera una agencia de publicidad.

Había creado un negocio Win-Win, donde todos ganaban.

• La pizzería  ya no pagaba sus cajas y además, ahora las cajas eran mejores.

• El fabricante de gaseosa tenía la seguridad de que su publicidad sería entregada en mano, en cada pedido, y era  inevitable que las personas la vieran. Llegaban a su público objetivo entrando en la mente de las personas en el momento preciso de comer, algo por lo que una empresa de gaseosas está dispuesta a pagar muy bien.

• Y Carlos, había ganado dinero, experiencia, ánimo para seguir creando negocios y tenía un nuevo activo.

Mantente pensando (al igual que Carlos) cómo puedes aplicar esta idea a un negocio!

Si te gustó esta historia, deja un comentario o compártela con otras personas en las redes sociales. Tienes los íconos de Facebook, Twitter y Google + debajo del artículo para que sea más fácil.

Te dejo mis saludos,
Martín Omar

Acerca de Martín Omar
Desde hace más de 14 años desarrolla campañas montadas sobre Internet orientadas al crecimiento de las ventas. Actualmente se dedica al Marketing Online, y a promover la Educación Financiera.